Bulchand Charitable Trust Clinic

Artículo 23

 

 

 

TUMOR

 

   Caso 1/95 Sra. S.K.

 En enero de 1995 la mujer de mi amigo el Sr. B.M., la Sra. K. en Pune (India) me solicitó específicamente que cuidase de su amiga, la Sra. S.K. que estaba sufriendo de Leucemia, y se estaba empeorando cada día y los médicos habían perdido las esperanzas en ella.

 Se le invitó a que viniese a la consulta en Sadhu Vaswani Kunj en Pune. Hablando con ella me enteré de que había una diferencia de 17 años entre sus hijos, lo cual no era normal. Al preguntarle ella confesó que había tenido una hija la cual había insistido en visitar a su marido (el cual tenía problemas) en Nueva Delhi en contra de la voluntad de la Sra. S.K.

 Una vez en Nueva Delhi su hija como la Sra. S.K. había imaginado tuvo problemas con el marido y se suicidó después de haber matado a su propia hija para que su marido no torturase a la pequeña.

 El sentido de culpabilidad estaba matando a la Sra. S.K. por dentro, haciéndole pensar que no debería de haber permitido que su hija se haya ido de Pune a Nueva Delhi, y si hubiese sido firme en sus pensamientos, ella estaba segura de que ambos estarían vivos hoy, y es este sentido de culpabilidad lo que dentro se ha transformado en leucemia.

 Caso 2/95 Sr. N.W.

 En este caso el mismo amigo mío, el Sr. B.M. a finales del mes de diciembre de 1.994 me había informado que el paciente el Sr. N.W. había sido operado de un tumor de la próstata pero que no mejoraba. Después de preguntarle si el Sr. N.W. había tenido algunos problemas emocionales en los últimos años el dijo que era posible, pero que era mejor que hablase con el directamente.

 El Sr. N.W. se cito conmigo varias veces pero siempre faltaba a ellas. Yo tenía la impresión de que intentaba eludirse a si mismo.

 Un día también en Enero de 1995 íbamos a Lonawala de Pune, un trayecto de 1½-2 horas, y ocurrió que los dos íbamos juntos en su coche, o a lo mejor mi amigo el Sr. B.M. lo "arregló" para que viajásemos juntos.

 El Sr. N.W. era un hombre hecho así mismo. Había dejado un trabajo en un banco en la India y se había ido a Japón hacia muchos años y empezó a vender al Gobierno de la India y a otros clientes de la India y había ganado varios millones de dólares.

 Todo le iba muy bien hasta que un día un cliente del de la India que aparentaba ser muy grande, a quien el Sr. N.W. había extendido una línea de crédito se arruino, causando que el Sr. N.W. no solo perdiese toda su fortuna, sino que se quedó con deudas.

 Los bancos japoneses le estaban ayudando en todo lo posible (mas tarde me di cuenta que los bancos pensaron que el Sr. N.W. era el único que podría reducir sus perdidas y lo estaba haciendo), pero los hijos habían abandonado al padre, el Sr. N.W., manifestando que aun trabajando muy duramente era imposible el recuperar tantas perdidas, y ellos pensaban que estarían trabajando como esclavos sin progresar, y que el S. N.W. estaba "nadando contra la corriente", y en el proceso se había enfadado con sus hijos, y todos le habían sugerido que abandonase el trabajo y por lo menos que salvaguardase su pensión de US$ 3,000 al mes que también estaba pagando al banco.

 Sus hijos estaban sufriendo ya que la madre tenía que vivir u nivel de vida por debajo de lo normal por falta de dinero.

 En el coche tanto en el trayecto de ida como el de vuelta le convencí que estaba peleando una batalla financiera perdida, y si Dios quería que pagase sus deudas ya hubiese ganado mucho dinero como había hecho en el pasado, y debería de aceptar el deseo de Dios, y dejar de sufrir en esta batalla perdida, en donde con todos sus esfuerzos estaría en "estrés" todo el tiempo, y no sería capaz de pagar ni tan si quiera los intereses al banco, los cuales le estaban apoyando ya que no tenían ninguna otra alternativa, y como su mujer tenía una casa en Pune el debería de ahorrar su pensión japonesa que los bancos no podrían tocar, y vivir con su mujer una vida en paz y llena de prosperidad sin ninguna tensión.

 Le convencí de que lo que le había dicho tenía significado económico. Sus hijos le habían dicho lo mismo, pero el no les escuchaba, pero estos consejos viniendo de mi, un consejero independiente, y exponiéndolo en términos cristalinos, y en el nombre de Dios en el cual el creía mucho, dejó de pelear consigo mismo, y ya estaba en el camino de una recuperación. Su operación de próstata que no le estaba curando en el pasado de repente mejoró y el esta mejorando cada día.

 A los pacientes se les aconsejó:

 a) Que cambiasen su dieta, evitasen sal, azúcar, leche, harina (y productos derivados de ellos), carne, productos fritos, y empiecen una dieta a base de verduras y frutas maduras, crudas y  recién cortadas, y también granos germinados (evitando muchas mezclas), para que se coman lentamente, y masticando bien.

 b) Bebiesen agua imantada.

 Todo esto ayuda, pero los problemas más importantes son peleas internas emocionales o problemas, o cargo de conciencia como en ambos casos expuestos.

 Había un tercer caso de un hombre que residía en E.E.U.U. que también padecía leucemia, a quien los vecinos en E.E.U.U. le compraron un billete de ida a Pune, India, pero después de hablar con él salió que todos sus amigos en quienes él confiaba le habían engañado, y él estaba sufriendo en silencio.

 Una vez que confesó lo que le estaba molestando dentro, y también se le recomendó que empezase una dieta de comidas naturales tal como la expuesta anteriormente, el también empezó a recuperarse. y estaba vivo sorprendiendo a sus médicos en E.E.U.U. y la India.

 Perdimos contacto con él, ya que dejó el apartamento alquilado que tenía en Pune y se fue a otra ciudad en la India. Antes de mi salida de la India en Febrero de 1995 no pude contactar ni con él ni con su mujer, pero me informaron que esta vivo.

  INICIO